Sobre Mí

de mi autoría…

Diría de mí que estoy en un divorcio no completado. Un divorcio que empecé desde que fui consciente; cuando abrí los ojos por segunda vez en la vida. Ahí, en ese momento de consciencia, realicé de que quería el divorcio con la vida. Yo la odio y la envidio, porque me controla y es más poderosa que mí. Además no he tenido el valor de anularla, algo que hubiera querido desde hace mucho. Lo único que siempre perdurará en mi mente, es ese olor a nuevo que tenía al principio, cuando estaba enamorado de ella. Ya respiré más profundo y ya se me empalagó la nariz, por lo que le pedí divorcio en el momento preciso. Cabe mencionar que mi abogado es la justicia (bobada al afán de no tener nada más que decir).